Archivo

Archive for 22 diciembre 2007

Alicia [Levemente], de Almería.

diciembre 22, 2007 Deja un comentario
Este texto me lo escribió Alicia que parece percibir más allá de lo común:
 
En una ocasión, rellenando un cuestionario, me hicieron una pregunta: ¿Cuál es tu lugar favorito? Mi respuesta fue … “El que me hace encontrarme: un santuario natural que visito a menudo al que bauticé como “cala de Dios”, pues sólo un gigantesco escultor podría haber cincelado, pacientemente, tanta belleza a la orilla del mar”. Ese lugar se encuentra en el parque de Cabo de Gata.

También nado con frecuencia. Cuando es posible en el mar, pero por obvias razones climatológicas huelga decir que no me queda otra que hacerlo en una piscina por lo general. Inevitable realizar varias piruetas delfinescas tras cada sesión natatoria para, finalmente, dedicar un tiempito a respirarme bajo el agua en posición fetal. ¿Intentando quizás rememorar la otrora estancia en el líquido amniótico … el paroxismo de la felicidad tal vez? No lo sé pero no importa -en este caso- el “por qué” sino el “qué”. Y el qué es ancestralmente mágico pues se traduce en sentir que se está más, más allá del placton, mucho más allá, dentro de la respiración, en un espacio imparcial de belleza donde suena la música y se encuentra un lugar para bailar otra vez. Bla, bla, bla … ejem, ejem. Divagaciones varias también inevitables a la hora de escribir. O lo que es lo mismo: una de las taras de fabricación de la que suscribe.

Llegado a este punto imagino no te resultará del todo extraño que me declare como vocacionalmente sirena. Amo tanto el mar que en algún momento creo verme escamas en la piel. ¿Quizás secuelas de alguna vida anterior? Si no fuera porque ya no creo en los cuentos de hadas juraría que hice un pacto con la malvada bruja Ursula, permutando mi cola por unas piernas de mujer.
Le amo cuando, desde su calma, me susurra llegando a entonar una nana.
Le amo en momentos de jolgorio en los que repiquetea con bravura.
Le amo incluso más en los días grises, lluviosos, en los que parece hecho de mercurio. Por esto sonreí cuando te leí hablar de tormentas.

Y sin embargo nunca he hecho submarinismo … a pulmón una pizca quizás. Pero, mentalmente, sí he estado (estoy habitualmente) a metros más, más abajo o quizás debiera decir más allá de las cosas. Volviendo a lo tangible … una vez alcanzamos los treinta metros en las tripas de la tierra. Allí, con las luces apagadas, el silencio y la oscuridad más absolutos, y por supuesto la respiración, eran los soberanos. Reinaba la PAZ en mayúsculas sólo rota minutos después por un compañero que bromeó a propósito de lo que sucedería si las linternas se quedaran sin batería. Ni que decir tiene que el comentario fue el detonante para que los presentes nos pusiéramos las “pilas” e iniciásemos el ascenso de inmediato; por si acaso. Y tengo la osadía de asegurar que se trató de una experiencia muy, muy similar a la de respirarse bajo el agua … salvando las distancias que el medio impone claro.

Al mismo tiempo comparto, no sólo como reflexión existencial sino también literalmente, la esencia del poema aquel de José Angel Valente que reza …

“No estamos en la superficie
más que para hacer una inspiración
profunda que nos permita
regresar al fondo.
Nostalgia de las branquias.”

Siempre es enriquecedor acceder a la visión y palabra que otros tienen sobre el cachito de tierra que una habita. Gracias por compartirlo. Lo he disfrutado.

Sin  dilación, celebro que alguien que parece saber de la grandeza de la respiración más, más allá del placton, haya “correteado” por las praderas de poseidonias que cubren las profundidades del mar que baña el Cabo de Gata. Según dicen, comentan, rumorean … son de una belleza insultantemente escandalosa. Y no lo dudo. ¿Pero qué fondo marino no lo es? Pues eso.

Y al viento del sur lanzo un deseo para que te lo entregue personalmente: que la vida vista de suerte tu búsqueda y encuentros.

Salud.

Anuncios
Categorías:Uncategorized

De nuevo por Almería.

diciembre 20, 2007 Deja un comentario
Una vez más viajé a Almería en Diciembre. Ya parece que se convierte en una costumbre. Una escapada en verano a bucear y otra en invierno a relajarme.
Algo tiene Alemería, o algunos de sus sitios que me hace retornar a comprobar que siguen ahí.
Ayuda bastante tener alli a una gran amiga, desde luego. También que sea un punto de referencia familiar por que es allí donde mi primo siempre que puede baja a descansar y de paso me permite compartir con él las inmersiones.
 
En esta serie de fotos hay de más de lo que ya conozco o fotografíe en otras ocasiones, pero poco a poco le voy poniendo más mi sentimiento que la parte técnica de la fotografía.
 
En la Primera parte aparecen imagenes tomadas con un teléfono móvil de 2 mgpx, y vaya. Menuda sorpresa me llevo, porque usando los poquísimos ajustes de los que dispone y disparando un poco al azar, casi sin apreciar la toma en la pantalla, descubres que si no tienes grandes pretensiones puedes sacar cosas válidad para ver. Las tomas del ancla en La Isleta del Moro me hicieron renegar de no llevar la réflex encima, por que después de ver esas fotos imaginé que podría haber sacado más partido a ese instante. Pero bueno, el ancla seguirá allí cuando vuelva.
 
Me gustan las nubes, que le voy a hacer. Me gustan los días tormentosos. Añaden dramatismo a las escenas. Permiten hacernos saber que no somos nada, que si la naturaleza quiere nos borra de un plumazo. A los pobres antes que a los ricos, eso sí.
 
Los animales tienen la soltura de lo inesperado. Otro motivo por el que renegué de olvidar la cámara fue por que Kune se pegó una carrera al lado del coche algo increible, pero Kune también estará allí la próxima vez, tampoco se trata de tener al animal corriendo tooodos los días hasta que al niño le de por sacar esa foto especial para él.
 
Entre Roquetas y Almerimar hay unas pequeñas salinas (la zona por donde corrieron Kune y Gordo), donde hay flamencos y otras aves. Para eso la cámara del teléfono se queda pequeña. Pasadas esas salinas hay una consecución de playas practicamente solitarias todo el año o con poco flujo de gente en verano. Solo hay algo malo, que algunos de los que van son los típicos cerdos que deben de pensar que la playa se limpia sola. Un televisor, una silla, un casco, botellas, garrafas, bolsas, etc., etc., etc….
¿De verdad hay gente tan guarra en el mundo?
 
Al menos sitio tienes para ponerte en algun lado menos contaminado.
 
El faro de Mesa Roldán justo por encima de la Playa de Los Muertos (famosa por sus muertos precisamente) es uno de esos faros a los que aun te puedes aproximar lo bastante para poder respirar la exencia de esos lugares. Sitios que hablan de soledad, de clima extremo y que sin embargo son la luz de los que usan otras vías de comunicación.
 
Esta vez en Almería hacía frio, pero nada comparado con el que hacia en el interior de la península. Viajar allí fue gratificante. Vi la casa nueva de Pila, su nuevo barrio y pude comprobar que distinta es la vida de la Capital con la de un núcleo urbano que acoge a tanta gente de fuera.
Almería está atestado de invernaderos, rodeados por pequeñas carreteras que unen las partes de arriba con las de abajo y que se usan a modo de atajos entre zonas de la misma puebla; Aguadulce, Roquetas, La Mojonera, Puebla de Vicar, …
Allí un lunes a las nueve de la mañana es como aquí un domingo a las diez el Paseo de la Castellana.
No tardará en hacer acto de presencia el ladrillo y la especulación, o al menos eso me parece a mi. En El Éjido se está construyendo un hotel, o una torre, desde la cual se podrá observar el mar. Primero el que crea la luz del sol reflejada sobre los plásticos de los invernadeos, y luego a lo lejos el de verdad. Supongo que ese será el que quieran vender a los posibles usuarios.
 
Almería me acoje y cada vez me gusta más. Pero por otro lado siento rechazo de algunas cosas que allí veo. Pero nada es perfecto.
Pienso seguir disfrutando de sus cosas buenas. Una cervecita y su ‘tapa’, que bien puede ser un calamar entero o una hamburguesa o un plato de carne con tomate. Playas enormes con un agua limpia. Pueblos pequeños y acogedores, con casas pequeñas y acogedoras. Y muchas más cosas que se pueden disfrutar. Como el buceo.
 
Agradecer a David las aportaciones que me hace con los nombres de los lugares. El también es un gran amante de la zona y se lo ha recorrido bastante. Me corrige los topónimos que yo por olvido no expreso bien en los comentarios de las fotos y eso es de agradecer porque como muy bien dice, a los lugareños les gusta que sus sitios estén bien escritos.
Categorías:Viajes

Tele 2, …

me hizo un contrato basándose en una conversación grabada  tan sólo (la ley les ampara); como así consta y reconocen ellos, cuando yo sólo quería informarme de sus ofertas a clientes tras decenas de llamadas por su parte para ‘informarme’.
Tele 2 me dió de alta en su empresa sólo por escucharles por teléfono, apesar de que no era el propietario de la línea.
Tele 2 tiene cortes contínuos de línea. Su red de voz trabaja bajo IP, con lo que sin móden router no hay línea de voz realmente. Por eso es tan barata.
Tele 2 tiene un servicio de atención al cliente que no atiende y cuando lo hace es para quitarse el marrón de encima y culpar a la que de verdad pone la insfraestructura.
Tele 2 no sabe por que se bloquea la línea.
Tele 2 soluciona todo reiniciando el Router ADSL.
Tele 2 me envía ofertas para engañaros a alguno de vosotros y que os déis de alta ‘regalándonos’ 30€ a cada uno en nuestras facturas a lo largo de 3 meses. Impuestos indirectos -supongo- incluidos. Realmente una oferta de mierda, pero alguno picará.
Tele 2 me envía esas ofertas selladas con pegamento, por fuera están los datos del contratante y dentro ‘sellan’ una publicidad, cuando la ley a lo que obliga es justo a lo contrario. Increible.
Tele 2
… dejará de ser uno de mis proveedores de telefonía en cuanto el contrato que me vincula a ellos haya cumplido y no me penalice por cambiar a la compañía que realmente es más cara, pero que evidentemente tiene, usa y ofrece su infraestructura y experiencia a toda España.
 
Por que sí, Telefónica falla, es cara y tooodo lo que queráis, pero sin ella los demás no podrían ejercer. Las cosas como son, o como dice otro que se aprovecha de las leyes e infraestructuras, ‘verdad verdadera’.
 
Tele 2, Jazztel, Yoigo, Ya.com, … ¡¡bufff!!
 
A saber:
– La ley obliga a Telefónica a ceder un cliente sin más investigación posible. Más, si alguien quiere regresar a telefónica, la ley obliga a esta a dar un alta nueva y a avisar a la empresa afectada para que esta pueda gestionar su rescate, muchas veces (si no  todas) cuando el cliente NO QUIERE seguir con ellos.
 
– Si un usuario se enfada y, decidde por mutuo propio dejar de pagar a una de estas compañías, tendrá problemas por meses debido al impago de un servicio que no quiere ni desea y que probadamente necesita cambiar. Sin contar la dupliciad de facturas por el servicio al coincidir el de varios proveedores.
 
Los operadores reales de todo el servicio de telefonía y datos en España son, para líena de cable Telefónica y para redes celulares Movistar (Telefónica) y Vodafone. Punto pelota. Ellos realizaron la inversión en infraestructura y sólo ellos son capaces de solucionar los problemas de todos los usuarios y de todos los ‘listos’ que utilizan sus infraestructuras para el resto de usuarios que cree que les sale más barato contratarlo con ellos.
 
Tema a parte es el cable: Ono, (p.ejemp.) También podríamos hablar la TDT y los antenistas que se están forrando con el temita de los muxes para las comunidades de vecinos y/o particulares.
 
Quizás nuestro error está que en vez de obligar a estas empresas a bajar los precios, la obligamos a dar sus redes para la competencia, que sólo invierte en mano de obra barata para numeros 902 y que eluden su responsabilidad a la hora de tener problemas.
 
Corregidme si me equivoco.
P.D.: ¿Y que me llevo yo de todo esto?. Que alguno se ponga patas y me acabe insultando con argumentos realmente zafios como ya me ha pasado en una conversación, o que esta voz al aire caiga en manos de alguién que quiera sacar provecho de escarmiento y me querelle (que ya no es algo ni tan raro ni tan imposible) y…, la tranquilidad que me supone el no seguir el hilo a la publicidad engañosa que es la que a la gente le cala más hondo y con más fervor sigue.
La barato no es barato, Todo tiene un precio. Y cuando ese precio está por debajo de lo normal, por algo es.
Y encima yo vivo de la publidad.
Categorías:Uncategorized