Archivo

Archive for 21 agosto 2008

No puedo dormir.

Dejo la habitación a oscuras y me escurro entre las sábanas. Pero no logro conciliar el sueño. Ejerces un extraño poder de atracción sobre mí. Jamás había experimentado nada parecido. Tengo la sensación real de que algo que posee un poder salvaje ha brotado en mi corazón, ha echado raíces en él y ahora está creciendo con fuerza. Encerrado en mi caja torácica, un corazón ardiente se dilata y se contrae desvinculado de mi voluntad.

Enciendo la luz y me siento en la cama, espero a que amanezca. No puedo leer, no puedo escuchar música, no puedo hacer nada.

No es más que una especie de fluido de energía. Nada llamativo. Algo puro y natural que se clava directamente en mi corazón, algo incoloro y transparente como un manantial de aguas limpias que brota escondido entre las rocas.

Y la atracción es fortísima. Tanto que no logro expresarla con palabras. Y este si es un hecho real. No sé si tú eres real. Pero lo que late con violencia dentro de mi pecho, eso sí es mi corazón real.

Dejo transcurrir el tiempo sin pensar en nada. Abro los ojos, me acerco a la ventana, lleno los pulmones de aire fresco. ….El viento huele a mar.

P.D.: Se trata de una adaptación de parte del texto de ‘Kafka en la orilla’, que al leerlo inevitablemente me hizo corresponder lo leído con lo vivido.

Anuncios
Categorías:Uncategorized