Archivo

Archive for 3 marzo 2013

Soñé (V)

Flotaba aparentemente en un vuelo al lado de mi hermano Marcos. Llegábamos a una especie de isla paradisiaca pero en la zona norte de Europa. Como si fuese un reducto caribeño que sólo unos poco conociesen. Sobrevolábamos islotes con piedra blanca y unidos algunos de ellos por pasarelas y puentes colgantes en teka y soga. El agua azul contrastaba con las piedras blancas de las islas y la teka de los puentes y pasarelas.

En una de las islas estaba mi sobrina Mariana, jugando con las piedras. Quería bañarse y no la dejaban hacerlo sola. Marcos y yo nos metimos al agua con ella. Bajo el agua podíamos hablar y había muchos buceadores como siluetas reconocibles de lo que eran pero sin caras, solo eran las formas. Estaban viendo una ‘quedada’ de delfines. Muchísimos. Se acercaban a la gente, a la costa, jugaban con ellos. Eran muchos nadando a mucha velocidad sorteando a los bañistas.

Sobrevolamos de nuevo los tres hacia una zona con menos gente, para poder verlos más tranquilamente. De nuevo en el agua los delfines nos recibían dando tremendos saltos y tocándonos con sus lomos y hocicos. Todo muy rápido y a la vez muy relajante. Algo raro. Se sentía velocidad pero, a la vez, confianza. Era una especie de baile perfecto, donde los humanos éramos capaces de estar sumergidos, pudiendo respirar y hablar. Con tanto placer alrededor sentí llorar. Llorar bajo el agua; llorar notando las lágrimas a pesar del agua.

Anuncios
Categorías:Uncategorized